lunes, 28 de septiembre de 2009

Amanecer Galáctico [y un mensaje de esperanza]


Los Mayas nos dicen que desde el centro de la galaxia, cada 5.125 años, surge un "rayo sincronizador", que justamente sincroniza al sol y a todos los planetas, con una poderosa emanación de energía. En la rotación completa del sistema solar en la galaxia, ellos hacían una división de dicha elipse en dos, con una fracción cada una de 12.812 años, llamando a la fracción más cercana al centro de la galaxia, Día, y a la parte más alejada del centro; Noche, tal cual se divide en día y noche en la Tierra. A su vez, dicha elipse era partida en cinco períodos de 5.125 años: los cuales eran: Mañana, Mediodía, Tarde, Atardecer y Noche. Según los mayas, justamente en nuestro nuevo milenio, estaremos ingresando en la mañana galáctica, y es marcada por el rayo sincronizador desde el centro.

Ahora bien, en el año 1998, la NASA descubrió que desde el centro de la galaxia, comenzó a emitirse enormes cantidades de energía... ¿mera coincidencia?

Los mayas nos dicen que el período intermedio al traspaso, dura 20 años, y ellos lo llaman "El tiempo del No-Tiempo", en donde ocurren grandes cambios. Es allí cuando debemos ser capaces de transformarnos, puesto que será nuestra decisión seguir como humanidad o perecer en nuestra autodestrucción.
Esta transformación implica algo tan profundo como la elección de evolucionar. Energéticamente, concientemente, completamente.

Los datos científicos recopilados en estos años respaldan esto. Veamos cómo:

---En septiembre de 1994, todas las líneas magnéticas terrestres sufrieron disturbios, disminuyendo y moviéndose; lo cual ocasionó que muchas ballenas encallaran, y pájaros en migración se perdieran. Incluso en los aeropuertos, debieron reimprimirse mapas, y los aviones debieron aterrizar manualmente.

---En 1996, Soho, el satélite enviado a estudiar al sol, descubrió que nuestra estrella ya no tenía polo norte y/o sur, se había convertido en un solo campo magnético, las polaridades se homogeneizaron.

---En el mismo año, se produjo un "bamboleo" magnético que ocasionó que nuestro Polo Sur, en un solo día, se moviera 17º de su posición, comportándose erráticamente.

---En el 97, ocurrieron grandes tormentas magnéticas provenientes del sol, que incluso destruyeron satélites orbitando la Tierra.

-Según las mediciones comparadas, la tierra se ha acelerado y ha perdido gran parte de su energía magnética, ya que en 1996, teníamos 4 Gaus, y en 1999, había disminuido a 1.5 Gaus. La aceleración de la frecuencia vibratoria terrestre se demuestra en que en 1997, la frecuencia era de 7.8 Hz, mientras que en 1999 se elevó a 11.5 Hz.

En que afecta a los humanos:

Estudios realizados en cosmonautas rusos, en un ambiente con magnetismo artificial, mostraron que al disminuir a 0 Gaus, primero se produce en la persona gran confusión, luego manifiesta agresividad en aumento, hasta llegar a la locura; lo cual implica que el electromagnetismo influye directamente en la conciencia y la razón. A su vez, la aceleración terrestre de la frecuencia nos afecta vibracionalmente, transmitiéndonos la misma agitación.

Sabemos que el "sonido del silencio" o sea la resonancia Schuman es de 7.1 Hz, en donde todo entra en armonía, equilibrándose. En nuestro cuerpo, las ondas cerebrales se dividen en Beta, Alfa, Theta y Delta, medidas en Hertzios (ciclos). Beta, el estado de alerta, consciente y lúcido, se encuentra entre 12-30 Hz; Alfa, el estado mas relajado, de meditación y ensueño, es de 8 a 12 Hz, Theta de 4 a 8 Hz y Delta de 1 a 4 Hz.

Cuanto más profunda es nuestra relajación, baja dicha frecuencia. Sabido es que necesitamos descansar para seguir adelante con fuerzas renovadas... pero; ¿Sería posible la relajación si la vibración circundante y envolvente de la tierra es tan elevada? Eventualmente, comenzaría a provocar en la gente insomnio, incapacidad de concentración, nerviosismo, características cada vez más acentuadas en estos últimos años, que se achaca muchas veces al ritmo de vida estresante de la sociedad moderna; pero al ir esto en incremento; ¿Podría soportar una persona que no pueda manejar sus emociones, que no sepa entrar en un estado de conciencia más profundo y relajado, que no pueda crear un campo magnético propio? Es probable que no.

Se plantea seriamente entonces la necesidad de evolucionar, de cambiar en una forma más elevada, puesto que según los mayas, esta aceleración planetaria, y su consiguiente pérdida de campo magnético irá en crescendo, llegando tal vez a 0 Gaus, e invirtiéndose la polaridad planetaria, los cual nos afectaría enormemente.

El temor cada vez más manifiesto, la locura callejera, la violencia inconcebible, la desazón y la fatiga moral, son una demostración clarísima de que tan poderosos son los efectos de la perturbación a gran escala de nuestro planeta, vibracional y electromagnéticamente.

La fecha clave del final de este proceso, es el año 2012, cuando termina el "Tiempo del No-Tiempo". Curioso es tal vez, mencionar, que según los estudios matemáticos de Paracelso, sobre el llamado "Final del Tiempo", nos dice que en realidad, dicho época marcadas por finales o principios, ronda exactamente en los años 2012, al 2017, (lo cual se correlaciona con el calendario de Nostradamus, cuyo desfasaje se produce debido al calendario gregoriano, adoptado hasta la fecha). ¿Otra incóngnita acaso el hecho de que los mayas hablaran del "No Tiempo" y Paracelso lo llamara el "Fin del Tiempo"... en donde todos los calendarios se terminan...?

Los mayas nos transmiten de hecho un mensaje de esperanza, pues nos dicen que esta época es el "Final del Miedo". Si somos capaces de enfrentar este nuevo destino, podremos sobrevivir como especie y civilización, pero el tiempo corre y hay que decidirse, pues la primera profecía, marca los últimos 13 años, contando a partir de 1999, desde el momento del eclipse anular de sol del 11 de Agosto (también anunciado en sus mediciones), en los cuales cada individuo debe decidir sobre la humanidad; antes del Sábado 22 de diciembre de 2012, el último día, según los mayas.

Los únicos códices mayas que lograron escapar a la destrucción causada por los religiosos españoles fueron el de Dresde, el Tro-Cortesiano y el Pereciano. Estos manuscritos están dispuestos en tiras largas que se doblaban a manera de biombo.

El de Dresde es esencialmente un tratado de astronomía; el Tro-Cortesiano es, en su mayor parte, un libro de adivinanzas que, ayudaba a los sacerdotes a predecir la suerte y el Pereciano es fundamentalmente ritualista. Existen además varios manuscritos postcolombinos escritos por indígenas a quienes los frailes habían enseñado a registrar su lengua por medio del alfabeto castellano.

En estos libros anotaron los indígenas todos los restos que de su ciencia antigua lograron reunir. Entre los que conocemos, escritos en maya, están los "Libros del Chilam Balám", de Mani, de Tizimín, de Chumayel y de otras ciudades. Hay otros, escritos en quiché y cakchiquel: el "Popol Vuh" o "Libro de los quichés", que contiene información sobre cosmogonía, religión, mitología, etc., y los "Anales de los Cakchiqueles" que consignan la historia de ese grupo.
---

viernes, 25 de septiembre de 2009

jueves, 24 de septiembre de 2009

Como plumas en el viento...


Todo está dispuesto. Lo sabemos.
Todo confluye hacia un mismo fin, nuestro regreso triunfal al hogar primero, a la Luz misma.

Nos entrelazamos creando las propias circunstancias, y las circunstancias de otros que también han de crear las nuestras.
Y somos uno tanto en el caos como en la luz, pues es nuestra decisión. Ambos senderos están habilitados, y somos los responsables.

Nuestro corazón ilumina el camino y nuestra mente traba nuestros pasos.
Hasta cuando seremos nuestros mejores enemigos? prisioneros firmes y cansados que olvidamos el mayor y único propósito: la evolución misma.

Acrecentemos este sentimiento, vibremos juntos para que ya no nos cansemos ante los falsos dramas, ilusiones de este rato en el mundo como humanos que nos toca.
Confiemos, escuchemos con atención desde nuestro centro que nos guía. Se llama amor, esencia, origen, el nombre no es la cuestión.
Seamos como plumas que se entregan al viento.

Podemos subir juntos, hasta que podamos al fin pasar el escalón que necesitamos para entender que nada de este mundo es trascendente. Para anclar en nuestro corazón la viva comprensión de que nada nos llevaremos, más que nuestro camino recorrido en amor y alegría.

Y que podemos construir un mundo en el que el tiempo y los tonos mentales se deshacen como si nunca hubieran existido, donde la libertad, la paz, la alegría, hacen a la eternidad. Porque es más simple de lo que imaginamos.

Entonces trabajemos, qué estamos esperando...

lunes, 21 de septiembre de 2009

Amor y Miedo

Un texto breve que nos aúne en la luz...
---


Existen solamente dos raíces para todas nuestras emociones: amor y miedo.
El amor es el estado natural de la vida humana; el miedo es el instrumento que el ego usa para controlar y poseer al mundo. Estos no pueden coexistir simultáneamente: cuando el amor aumenta, el miedo se evapora - como nunca fue real, se extingue en el Sol del amor perfecto. Cuando el miedo aumenta, el amor se esconde y aguarda el momento propicio en que el individuo se abra de nuevo a la verdad. El amor nunca puede ser destruido, pero como el ser humano está dotado con ciertos derechos inalienables (inclusive un perfecto libre albedrío), si el ego insiste en ilusiones, el amor desaparecerá de la mente hasta que la personalidad escoja la realidad una vez más.
El ego quiere poseer todo; esto niega la invencibilidad de la entrega, la sirvienta del amor. El amor es universal y se da libremente, pero el ego insiste en que debe ser poseído, que obedezca estrictamente sus dictados severos de cuándo, cómo y dónde. En esto, el ego siempre fracasará, pues pelea la batalla equivocada. El amor nunca podrá ser limitado ni existir por separado o aislado. Sólo mediante la renunciación del deseo de manipular y controlar es que el ego se disolverá dentro del ser infinito universal, el amor eterno. ”
No es tratando de forzar a cambiar los sentimientos la manera en que estos cambian.

Las emociones evolucionan sólo cuando son aceptadas exactamente como son. La llave para lograr esto es dejar de juzgarlas. Sólo el ego define lo bueno y lo malo. Esta es su herramienta principal para controlar: si algunos deseos son buenos y otros no lo son, la vida se mantendrá dividida. Al separar nuestros sentimientos del sistema de creencias del ego, podemos usar su energía poderosa para nuestro desarrollo personal.
Hay una historia de los Ishayas que demuestra este punto (La Tradición Ishaya es la tradición viva más antigua sobre la Tierra. ¿Qué tan antigua exactamente es? En un sentido, es no creada, increada, ya que las corrientes Ascendentes de la vida están construidas dentro de cada fibra de la Creación. Alabanza y Gratitud y Amor están tejidas en cada átomo de espacio, a través de cada célula, a través de cada planta, animal y humano. Por lo tanto, la forma mecánica de alinearse con las corrientes Ascendentes de la Creación siempre han sido y siempre estarán contenidas dentro de cada corazón humano – como dentro de absolutamente todas las demás cosas. Fuente:http://www.theishayatradition.org/spanish/IshayaTradition.html).

Los monjes eran atacados de cuando en cuando por hordas de demonios cuando estaban en profunda meditación. No importaba cuan duro trabajasen para liberase de ellos, no había escapatoria. Fue sólo cuando dejaron de juzgarlos como malvados que desaparecieron o se transformaron en ninfas celestiales o ángeles. Sólo era la interpretación que los monjes le daban a la realidad lo que les causaba dificultades.

Este reconocimiento es una etapa necesaria de la evolución. A medida que la conciencia crece, aprendemos que todo lo que viene a nosotros es nuestra propia creación, no la de otros. Con la claridad de este entendimiento, dejamos de gastar energía luchando, resintiendo o reprimiendo lo que creamos.
Esto nos capacita para usar la energía de nuestros deseos para alcanzar un desarrollo mucho más rápido.

Fuente: http://www.geocities.com/athens/delphi/9810/amorymiedo.htm

martes, 15 de septiembre de 2009

Los Cinco Soles o Razas

---
Piedra del Sol

---

Los Cinco Soles o Razas

Los "hijos del primer sol" (los andróginos divinos de la primera raza), que otrora vivieran felices en la Isla de Cristal, perecieron devorados por los tigres.

Los "hijos del segundo sol" (la segunda raza de la tierra de Apolo), los hiperbóreos, fueron arrasados por fuertes huracanes.

Los "hijos del tercer sol" (los hermafroditas lemures), las multitudes de la raza tercera que antes vivieran en el continente lemúrico situado en el océano Pacífico, perecieron por sol de lluvia de fuego y grandes terremotos.

Los "hijos del cuarto sol", la cuarta raza, (los atlantes), cuya tierra estaba situada en el océano Atlántico, fueron tragados por las aguas”.


(Samael Aun Weor Doctrina Secreta de Anáhuac)


Asombroso es el darse cuenta que en la Piedra del Sol se encuentra escrita la historia misma de la humanidad, de acuerdo a tradiciones antiguas a nuestro sol actual le fueron precedidos cuatro soles o edades cosmogónicas, denominadas Razas por el gnosticismo universal, que en los Anales de Cuauhtitlán, se mencionan en el siguiente orden:

Ocelotl-Tonatiuh (ocelot = jaguar, tonatiuh = sol), también denominado por la fecha 4 Tigre: Nahui Ocelotl (nahui = cuatro, ocelotl = tigre).

Fue la primera y más remota de las épocas cosmogónicas, en la cual los gigantes que habían sido creados por los Dioses, habitaron el planeta. No cultivaron la tierra y vivieron en cuevas recolectando raíces y frutas, siendo finalmente atacados y devorados por los jaguares, indicándonos que esta raza humana logró trascender las cuatro edades por las cuales pasa, generalmente, toda raza humana, a saber:

La Edad de Oro, donde todo es de todos, no existe lo mío ni lo tuyo, rigen los principios cósmicos universales y no existen los defectos psicológicos. Es el mismo paraíso de las distintas religiones.
En la India se le llama Krita Yuga (krita = Obra, yuga = edad), porque es la primavera de cada raza, en la cual “reina la Verdad y se mantiene firme la Justicia, y ningún beneficio reporta la iniquidad a los hombres” (Leyes de Manú, 1, 81).

La Edad de Plata, cuando las cosas se hacen menos espirituales y más identificados con la materia, pero siguen rigiendo los principios cósmicos.
A esta edad se le llama en la India Treta Yuga o Verano de la Raza.

La Edad de Cobre, donde empiezan las guerras, las fronteras, el egoísmo, etc. Es el Dwapara Yuga de la India milenaria u Otoño de la Raza.

Y el Invierno o Kali Yuga, la Edad de Hierro, porque existe la degeneración total, vivo reflejo de lo que hoy en día vivimos.

Los seres humanos de la primera raza lograron trascender las leyes y se conservaron en la Edad de Oro. Eran seres llenos de sapiencia, es decir, fueron devorados por los tigres de sabiduría. Se convirtieron en tigres, guerreros que, como auténticos felinos de la psicología revolucionaria, se han lanzado contra sí mismos, en lucha contra sus propios defectos psicológicos.

“Los aztecas dicen que los hombres de la primera raza fueron gigantes extraordinarios de color negro. Muy civilizada, una raza andrógina, asexual, semi-física, semi-etérica. Los individuos podían reducir su tamaño al de una persona normal de la actual raza aria. Los rituales y sabiduría fueron portentosos. La barbarie no existía en aquella época. Esta raza fue devorada por los tigres de la sabiduría. El regente de esta raza fue el dios Tezcatlipoca. Cada individuo era un Maestro de Sabiduría. La reproducción se realizaba por el acto fisíparo, similar al sistema de reproducción de las células orgánicas mediante el proceso de división celular; así, el organismo padre-madre se dividía en dos. El hijo andrógino seguía sosteniéndose por un tiempo del padre-madre. La primera raza vivió en la Isla Sagrada, situada en el casquete polar norte. Todavía existe dicha isla, pero en estado de Jinas, dentro de la cuarta vertical”.

(Samael Aun Weor. Misterios Mayas)


...

Ehecatl -Tonatiuh (Sol de Viento) o Nahui Ehecatl, (4 Viento).

La sabiduría gnóstica afirma la existencia de una segunda raza humana, desenvuelta como la raza primera en las dimensiones superiores de la naturaleza, nombrada como la raza hiperbórea, por ser el lugar donde estuvo asentada, en la parte norte del mundo, en el septentrión, formando como una especie de herradura el Polo Norte.

Se afirma que esta raza fue arrasada por fuertes huracanes, siendo el huracán - en maya y náhuatl - símbolo del hálito divino, del espíritu.

“Formó, pues, El SEÑOR Dios al hombre [del] polvo de la tierra, y sopló en su nariz [el] aliento de vida; y fue el hombre un alma viviente”. (Génesis. Cap. 2 Vers. 7. Biblia de Casiodoro de Reyna. 1569)

Con esto queremos decir que la segunda raza tampoco se degeneró, ellos encarnaron el Espíritu. Las tradiciones de Anáhuac además afirman que los dioses transformaron a las gentes en monos para que pudieran trepar mejor los árboles, es decir, que desarrollaron los frutos del Árbol de la Vida, las virtudes del alma. Se transformaron en monos (Inteligencia) para salir avantes y trepar por los árboles. Desarrollaron los frutos del árbol de la vida (el Ser).

“La segunda raza fue gobernada por Quetzalcoatl. Fue la humanidad hiperbórea, La segunda raza se degeneró y se convirtieron en monos, antepasados de los monos actuales. Se reproducían por el proceso de brotación, tan común en los vegetales, del tronco brotan muchas ramas. Fueron arrasados por fuertes huracanes”.

(Samael Aun Weor. Misterios Mayas)

...

Quiahuitl Tonatiuh (Sol de Lluvia de Fuego) o Nahui Quiahuitl (4 Lluvia de Fuego).

Tercera época cosmogónica, denominada por nosotros los estudiantes de la Gnosis como la raza lemur, que se desarrolló principalmente en lo que es hoy el océano Pacífico. Fue una época de incesantes cambios geológicos. La isla de Pascua y parte de México devienen desde aquella época, es por eso que México tiene muchos tesoros arqueológicos y esotéricos de gran trascendencia.

Helena Petrovna Blavatski, Elliot Scott y otros sabios junto a los aztecas, afirman que esta raza fue extinguida por la lluvia y lava de fuego. Los hombres, entonces, fueron transformados en pájaros para salvarlos, de esa manera, del sacrificio.
Los hijos del Tercer Sol o Sol de Lluvia, fueron destruidos por las lluvias de fuego, las que estaban relacionadas con el sur, de donde, decían, provenía el fuego.


El hecho de que se transformaran en pájaros nos hace meditar profundamente en la desaparición de los mayas, que no dejaron rastros. También nos recuerda la no menos asombrosa desaparición de un pequeño pueblo o ciudad de liliputenses, cerca de una aldea de indígenas en Bolivia.

Es obvio que todo esto tiene que ver con el gran salto, con la absorción en la cuarta dimensión. A esta raza se le conoce, también, por el nombre de Lemuria o Mu, el continente - ya desaparecido -, que habitó y que estuvo en el océano Pacífico, del cual la isla de Pascua y Australia formaran parte.

Cuando se dice que se volvieron pájaros, se señala, igualmente, que se unieron al Espíritu, siguiendo la mística trascendental.

“La tercera raza fue la raza Lemur, que habitó lo que hoy es el Océano Pacífico. Perecieron arrasados por el sol de lluvia de fuego (volcanes y terremotos). Esta raza estuvo gobernada por el dios azteca Tláloc. La reproducción era por gemación. La Lemuria fue un continente muy extenso. Los lemures se degeneraron y tuvieron después rostros semejantes a pájaros, por eso los salvajes, recordando la tradición, se adornaban con plumas en la cabeza”.

(Samael Aun Weor. Misterios Mayas)

...

Atonatiuh (Sol de Agua) o, también, Nahui Atl (4 Agua).

Fueron los hijos del Cuarto Sol o Sol 4 Agua, correspondiente a Chalchitlicue (Diosa de las Aguas) Tonatiuh. Está representada por una vasija llena de agua que sirve de marco a Chalchiutlicue, esposa de Tláloc (Dios de las Lluvias).

Representa la cuarta época, tan mencionada por multitud de sabios de todas las épocas, principalmente por tratarse de la raza que nos precedió: la de la Atlántida, que constituyó una inigualable civilización, pues unió la ciencia a la mística trascendental, logrando con ello portentos extraordinarios que no han sido logrados por nuestra actual civilización.


Geográficamente se ubicó en un continente del océano que rememora su nombre: el Atlántico. Herederos de los atlantes son los egipcios, mayas, incas, etc., con todas sus similitudes en arquitectura, religión y cultura.

Esta raza sí se degeneró. En su Edad de Hierro, se mancharon con los defectos psicológicos (la ira, lujuria, orgullo, pereza, gula, envidia, etc.). Al desarrollar manifiestamente sus vicios y olvidarse del Corazón del Cielo (lo espiritual, entre los mayas), la raza pereció a causa de terroríficas tempestades y torrenciales lluvias que cubrieron la tierra, alcanzando los picos de las montañas más altas.

“Los dioses cambiaron a los hombres en peces para salvarlos del diluvio universal”…

Los hijos del cuarto sol perecieron por las aguas, se transformaron en peces, es decir, fueron devorados por el océano. Fueron peces. Sin las aguas puras de vida, no es posible la regeneración del ser humano. Los que siguieron la sabiduría del pez fueron salvados, el resto sucumbió entre las aguas del Gran Diluvio. Solamente a través del autoconocimiento es posible la salvación.

“La cuarta raza fueron los atlantes y estuvo gobernada por el dios azteca Atonatiuh. Terminó con una gran inundación. Las tribus precolombinas de América son descendientes de esta raza, también los chinos primitivos y los primitivos egipcios, etc.”(Samael Aun Weor. Misterios Mayas)

...

Olin Tonatiuh (Sol de Terremoto), también llamado Nahui Olin (4 Temblor), debido a que hay cuatro puntos numerales que lo acompañan, de la misma forma que acompaña este numeral a los cuatro soles anteriores.

Esta es la quinta época en su Edad Solar; indicando además la siguiente destrucción de la vida humana en el mundo por medio de terremotos, fuego y vapor de agua.
Somos nosotros los hijos el quinto sol, representado por el mismo Tonatiuh. A esta raza se le conoce además con el nombre de raza aria.


“La semilla de nuestra raza aria es nórdica, pero al mezclarse con los sobrevivientes atlantes dio origen a las subrazas del tronco ario. La primera subraza floreció en el Asia Central. La segunda subraza se desenvolvió en la India y todo el sur del Asia. La tercera subraza creó las poderosas civilizaciones de Babilonia, Caldea, Egipto, etc. La cuarta subraza se desarrolló en Grecia, Roma, Italia, etc.”

“La séptima sub-Raza ARIA todavía no existe, pero existirá y estará formada por los sobrevivientes del Nuevo Gran Cataclismo que muy pronto destruirá a la raza Aria. En aquellos reinos hoy desaparecidos del Asia Central y cuyas ruinas todavía existen en los Himalayas, alrededor del país del Tibet, en aquellos otros países como Gobilandia, Marapleicie, etc. todos ellos situados en el corazón del Asia, existieron las poderosas civilizaciones espirituales de la primera sub-raza aria.” (Samael Aun Weor: Cuerpos Solares).

En el canto del calendario azteca, se representan los ciclos con el signo del planeta Venus y las razas que continuarán, sexta y séptima, para concluir con el octavo sol o infinito.

A la sexta futura raza o nuevo ciclo solar se le llamará la raza Koradhi, y a la séptima y última raza, no se sabe su nombre, algunos autores le han denominado como una raza de liliputienses.

Al igual que las razas anteriores, la Raza Aria atravesó ya por sus cuatro edades: La de oro, plata, cobre y hierro, en éstos momentos nos encontramos en la última etapa, en la cual se ha olvidado nuevamente el corazón del cielo (los principios espirituales), el materialismo se ha desarrollado a costa del alma y sus virtudes, los intereses egoicos y las guerras son cada vez más palpables; el ser humano ha descuidado su alma para dedicarse más al cuerpo.

La degeneración sexual es evidente, el deterioro de la naturaleza ahora es irreparable. Cada día que pasa aumenta la crueldad y maldad entre los hombres. La envidia, la codicia, el odio crecen inevitablemente y la humanidad completa está sumergida en un estado inhumano que es considerado algo natural.

Es por ello que en estos momentos ha iniciado la selección de los habitantes para la futura raza. La semilla será seleccionada de entre aquellos que estén dedicados a trabajar con los tres factores de la revolución de la conciencia: Nacer (trabajo con las energías creadoras),
Morir, (desintegración de los agregados psicológicos) y Sacrificio por la humanidad, (entregar el camino de la auto realización a todas las almas anhelantes).


La gnosis es la antorcha que se ha encendido para alertar a aquellos que buscan un cambio radical en su existencia.

---

Leer más: http://www.samaelgnosis.net/calendario_azteca/index.html

viernes, 11 de septiembre de 2009

Las Ciudades Cristalinas de Luz

...

...

Los Tibetanos profetizan la aparición de una Gran Ciudad de Luz en estos tiempos cambiantes y se refieren a ella como "Shamballa" manifestándose en el físico.
En el Libro de la Revelación en la Biblia , John el Amado vió el descenso de la Ciudad Sagrada ", como la geometría inmaculada que ahora está en los reinos invisibles de la luz.

Otra profecía espiritual predice que las grandes Ciudades de Luz harán su aparición física a medida que la vibración del planeta haya sido elevada lo suficiente.

Mucha gente está ahora confirmando lo que ha sido profetizado por muchos estudiosos espirituales como resultado de ser, experimentar y recibir información desde una profundidad de información en las Ciudades de Luz.

Como diseños azules originales para la estructura de la Nueva Tierra , las Ciudades de Luz parecen existir aún. Se ha visto que Las Ciudades de Luz ya existen en su plantilla dimensional superior. Algunos sienten que las Ciudades de Luz constituirán el diseño más grande en varias ubicaciones del mundo y trabajan todas conectadas y operando como si fueran una.

Las Ciudades de Luz, la tecnología cristalina avanzada y otras estructuras de la Nueva Tierra y sistemas de energía recibirán atención incrementada a medida que continuamos avanzando en los campos cristalinos de consciencia más elevada.


Fuente: http://vibracionvioleta.multiply.com/reviews/item/98
Related Posts with Thumbnails